DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La seguridad en la banca: pieza clave en la era de la digitalización

Tribunas | Datos

88_Maria-Campos-2.jpg

Por María Campos, directora regional de Intel Security en España

Sin ninguna duda podemos afirmar que la banca es uno de los sectores pioneros en la transformación digital en España.

Sin embargo, no podemos olvidar que la Protección de Datos es la piedra angular en todo este proceso de digitalización. Precisamente nuestro estudio McAfee Labs Threats Report: September 2016 se enfoca en este tema y revela los resultados de una encuesta de investigación en el que se evalúan los incidentes de pérdida de datos.

La investigación refleja que el sector financiero, junto con el de retail, son los que han implementado las medidas más exhaustivas contra la fuga de datos, un resultado que McAfee Labs atribuye a la respuesta de las organizaciones contra la frecuencia de los ciberataques y al valor de los datos de ambos sectores.

Aspectos fundamentales en la Protección de Datos

Pero para asegurar la protección de datos, las empresas deben tener en cuenta otros factores como, por ejemplo, los medios físicos relacionados con la pérdida de datos. Según los resultados de la encuesta mencionada anteriormente, cerca del 40% de los datos perdidos implican algún tipo de medio físico, como memorias USB. Sólo el 37% de las organizaciones monitorizan la actividad del usuario y las conexiones con los medios físicos que podrían contrarrestar este tipo de incidentes.

En este punto es importante recordar también la importancia de la educación de los empleados. No hay más que basarnos en nuestro informe Grand Theft Data, en el que más de un 40% de los incidentes de fugas de datos están protagonizados por públicos internos, en los que se incluyen empleados, personal externo y proveedores. Ante estas cifras, ofrecer una formación adecuada a los empleados es fundamental y puede ayudar a prevenir hasta el 50% de las fugas accidentales.

En relación a lo anteriormente expuesto, es preciso citar algunos ejemplos en el que los empleados han tenido un papel protagonista en la fuga de datos bancarios: sólo en 2015 una entidad sufrió un ataque contra los datos bancarios de más de 20 millones de clientes; 27.000 archivos de otro banco fueron robados y vendidos en el mercado negro, por lo que la credibilidad de la compañía se desplomó y tuvo que indemnizar a miles de clientes y, por último, los datos privados de 80 millones de clientes de una entidad financiera se vieron comprometidos.

Con todo este contexto, queda claro el papel protagonista que debe tener la ciberseguridad en este proceso de transformación digital en el que se encuentra inmerso el sector bancario para garantizar la reputación de las entidades y la confianza de los usuarios, claves en la evolución del sector.

En este sentido, desde Intel Security creemos que es indispensable que las organizaciones estén dotadas de sistemas inteligentes de protección interconectados, capaces de comunicarse entre sí, facilitando la detección y actuación ante un ataque de forma más rápida y eficiente. Pero, no sólo eso, también es fundamental desarrollar políticas de datos detalladas y recordar a los empleados con frecuencia la importancia de la privacidad de datos y de la confidencialidad para proteger los datos de una organización de manera efectiva.

Se necesita un mensaje!