DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Tribunas | Joan Sierra | ESPECIAL Nº500

Los retos para las plantillas del sector financiero

39_foto_ccoo.jpg

Joan Sierra, Forjado en La Caixa. Máximo responsable del sindicato CC OO en el sector financiero. 

Las plantillas del sector financiero llevan años en el ojo del huracán de una avalancha de acontecimientos que están poniendo a prueba su profesionalidad y capacidad de resistencia. Y lo están superando con nota.

La reestructuración del sector se ha llevado por delante miles de puestos de trabajo y, aunque han prevalecido los acuerdos para que las personas salieran en condiciones dignas de las entidades, no por ello está siendo menos doloroso. Y esto no ha terminado, por lo que Comisiones Obreras vamos a seguir poniendo el acento en la defensa del empleo porque, lo venimos diciendo hace tiempo; no sobran bancarias ni bancarios. Un dato lo tenemos en el ratio de habitantes por empleado, que es en España el más alto de Europa: atendemos en nuestro caso el doble de clientes que, por ejemplo, un bancario alemán.

Además, la concentración de entidades financieras —junto con la pérdida de empleo— nos está llevando a un oligopolio bancario, es decir, a menos competencia, así como también a provocar la exclusión financiera de una parte de la población.

La implementación de las directivas derivadas de Mifid, afectan de lleno al ejercicio de la profesión, exigiendo un extraordinario esfuerzo formativo —que en su mayoría va cargo de las personas que lo realizan—, además de generar incertidumbres con respecto a las responsabilidades en que puedan incurrir quienes comercialicen los diversos servicios bancarios. Por ello, en CC OO exigimos que se clarifique que son las entidades las responsables de la idoneidad de los productos ofrecidos a la clientela y, por lo tanto, son éstas quienes deben garantizar la seguridad y soporte jurídico, si fuera necesario, a sus plantillas.

La digitalización supone un cambio sin precedentes que afecta a la relación con la clientela, la irrupción de una competencia que rompe los esquemas que hasta ahora regían en la banca y, como consecuencia, cambios profundos en la organización del trabajo. Cambios en los que CC OO vamos a intervenir mediante la negociación colectiva, para mantener los derechos laborales y sociales y para regular nuevos derechos, así como para que no afecten negativamente al volumen de empleo.

Pero la adaptación a todos estos cambios no se está haciendo sin coste para las plantillas.

El sacrificio es enorme, y pasa factura. En CC OO venimos denunciando que las prolongaciones sistemáticas de la jornada laboral más allá de lo establecido en los convenios, hace tiempo que ha dejado de ser la excepción para convertirse en lo cotidiano.

Llevamos años combatiendo —y lo vamos a seguir haciendo— esta anómala situación, que se ha convertido en una lacra en un sector, el financiero, donde gracias a la negociación colectiva, mediante convenios de carácter sectorial complementados con acuerdos de empresa, podemos decir que no se da una precariedad en términos de salarios muy bajos o contratos temporales. Pero las prolongaciones de jornada sí provocan una “precariedad” para las plantillas del sector financiero: la que afecta a la salud y al derecho a conciliar la vida laboral con la personal y familiar. Y este es otro reto a superar; su erradicación.

CCOO encaramos estos retos ejerciendo la responsabilidad que tenemos como sindicato mayoritario en el sector, con el norte puesto en la consecución de acuerdos, pero siendo conscientes que nos vamos a encontrar con enormes resistencias de la contraparte, por lo que tampoco vacilaremos en actuar con la firmeza que nos caracteriza.

NOTA: Tribuna publicada en el número 500 de la revista Banca 15.

Se necesita un mensaje!