DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La robotización y la inteligencia artificial definen el futuro de la Banca

Tribunas | Eficiencia

14_fig.jpg

Gonzalo Figueroa, director de Automatización de procesos robóticos en Atos Iberia

Siendo la experiencia del cliente un factor diferencial clave en un mercado tan competitivo y saturado como el bancario, las entidades financieras tienen que maximizar la eficiencia, reducir los costes y mejorar los niveles de seguridad. Aparece un escenario donde la robotización surge como una opción muy potente y efectiva para reducir costes.

La introducción de la robotización en el mundo financiero está ayudado a los bancos a minimizar, e incluso eliminar, las tareas manuales y tediosas que realizaban las personas, aumentando la eficiencia en las operaciones. Dichas tareas que no aportaban valor, las realizan ahora robots, con un impacto directo muy positivo en el rendimiento de las operaciones, la eficiencia en la contratación y la reducción de gastos.

Muchas empresas financieras y de otras industrias han adoptado ya RPA (Robotic Process Automation), pero quien piense que es una tecnología puntera, seguramente es porque ya se está quedando atrás. *En Atos, llevamos mucho tiempo integrando una variedad de herramientas de Inteligencia Artificial (IA) a los principales software de RPA, que incluyen motores para Reconocimiento Conversacional (Speech Recognition), Procesamiento del Lenguaje Natural (Natural Language Processing), Machine Learning (ML) o Computer Vision (CV), entre otras.

Los ejemplos más destacados de Inteligencia Artificial se dan, en su mayoría, en el ámbito de la experiencia del cliente. Sin embargo, la IA desempeña un papel clave en la conducción de una mayor eficiencia operativa en diversos sectores, y, sumada a la robotización, ayuda a automatizar las tareas complejas, que requieran de un juicio de valor experto para la toma de decisiones, mejorando la escalabilidad, velocidad y precisión de las personas.

La robotización ha ayudado a los bancos a acelerar el trabajo y la adhesión a los procedimientos en las tareas repetitivas e intensivas en horas hombre. El siguiente paso es apalancar la potencia de la Inteligencia Artificial y la creciente popularidad de las tecnologías cognitivas sobre la robotización, liderando la transformación digital y descubriendo nuevas oportunidades. Así, los bancos pueden usar “Computer Vision” y “Deep learning” para entender y trabajar sobre documentos, utilizar “Machine Learning” para encontrar la mejor solución para un inesperado evento en un proceso, y monitorizar más cerca las transacciones humanas a través de herramientas NLP (programación neurolingüística) generando alertas por actividades no previstas. A través de estas y otras aplicaciones, la IA ayuda a ser más eficientes, reducir riesgos y mejorar los niveles de compliance.

Por ejemplo, analistas y abogados de los bancos emplean miles de horas estudiando acuerdos financieros. Un sistema de IA es capaz de hacer el trabajo de interpretación de los acuerdos de los préstamos comerciales en pocos segundos y con menor probabilidad de error.

Inteligencia Artificial

La IA está avanzando gracias a la mejora de la computación y especialización del hardware y gana posiciones en campos históricamente dominados por personas que suponía una gran inversión de tiempo y esfuerzo. En el futuro, IA podrá analizar de forma autónoma qué hay en Internet, combinar la información interna y externa y llevar a cabo sus propias sugerencias. Un mañana donde habrá soluciones inteligentes que crean otras soluciones inteligentes.

Gracias a las nuevas capacidades de cálculo y a la IA, los robots reemplazarán completamente algunas labores humanas en un futuro muy cercano. Por tanto, ahora es el momento para que los bancos y grandes empresas aprovechen la oportunidad de cambiar de marcha en el juego de eficiencia y usar la IA de forma ventajosa.

Un cambio que permitirá a los bancos dar respuesta eficaz a la necesidad de mantener una operación tan eficiente como sea posible y, al mismo tiempo, ofrecer una experiencia excepcional al cliente al menor coste.

Qué se puede robotizar

Dentro de un banco son multitud las tareas y procesos que se pueden robotizar, desde la generación y gestión de cuentas al procesamiento de depósitos, préstamos, hipotecas, inversiones, cheques, cobros, tarjetas de crédito, control de fraude, reportes, atención al cliente, cierre de cuentas, procesos KYC, procesos de on-boarding y off-boarding de empleados, cierre de cuentas, compliance, etc.

Además, la robotización ofrece un ROI elevado, máxima escalabilidad, un enfoque orientado al talento, disponibilidad 24/7/365, agilidad operacional, monitorización, precisión y todo ello de manera no invasiva, al actuar sobre la interfaz de las aplicaciones.

Las entidades que apuesten por la robotización y la IA liberarán a los empleados de tareas rutinarias, dedicándoles a actividades más gratificantes y productivas. Como expertos en automatización de procesos robóticos (RPA), en Atos guiamos a los clientes a través de la evaluación práctica y la adopción de estas nuevas y poderosas tecnologías.

Nuestra metodología ofrece una prueba clara de valor, construyendo con el cliente casos de negocio sólidos para RPA, utilizando las mejores prácticas y los diagnósticos de operaciones de automatización para identificar los procesos objetivos. Además, la potente y sólida plataforma de RPA de Atos permite que estas iniciativas de cambio de negocio pueden ejecutarse rápidamente con proyectos piloto que demuestren un valor y una capacidad inmediatos para escalar, a un coste y riesgo mínimos.

Toda implementación exitosa de RPA debe ser aceptada previamente por los empleados, lo que exige el desarrollo de programas efectivos de gestión del cambio y comunicación,. Puesto en marcha el RPA, se debe supervisar a la fuerza de trabajo de robot, como si se tratará de un empleado, tarea en la que proporcionamos las herramientas y prácticas necesarias para optimizar el rendimiento de sus nuevos trabajadores virtuales.

Se necesita un mensaje!