DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Inteligencia artificial en banca: la personalización de los servicios financieros

Tribunas | Digitalización

72_Javier_Farinas (002).jpg

Por Javier Fariñas, Partner Head of Governance, Risk & Compliance at Axis Corporate

La digitalización del ecosistema económico ha transformado totalmente el modelo de negocio de la banca. Además de transformar la metodología y dinámica de la gestión empresarial, ha revolucionado por completo el modo de relación con los clientes, los cuales se han posicionado como el eje sobre el que rota el modelo de decisión del desarrollo del negocio.

A través del uso cada vez más intensivo de la Inteligencia Artificial (IA), las entidades bancarias han centrado sus esfuerzos en la optimización de sus servicios y, por consiguiente, en poder ofrecer la paquetización de soluciones que más correspondencia tenga con las necesidades de sus portfolios de clientes o de sus mercados target. Siempre bajo la estricta y expresa autorización de los interesados, tal y como requiere el cumplimiento de la regulación vigente, y en función de la información a la que el cliente permita que las entidades tengan acceso, el “big data” y la “huella digital” proporcionan, incluso, la predicción tanto de la conducta de los usuarios, como de sus necesidades de consumo.

El banco ya actúa de forma proactiva, adelantándose a sus peticiones y necesidades, ofreciéndoles de antemano aquello que están buscando, pero que quizás todavía no han solicitado. La revolución tecnológica, por lo tanto, ha permitido aumentar la transparencia en la relación del cliente con su banco y que ambos actores se conozcan mejor lo cual redundará en una mejora de la interacción a todos los niveles.

Los avances tecnológicos junto con la IA aplicada, capacitan a las entidades utilizar todas las herramientas disponibles para recabar datos acerca del cliente. Dicha información, a través de la aplicación de modelos algorítmicos, proporciona escenarios predictivos que permiten conocer con antelación que productos y servicios se adaptan mejor a las necesidades de cada uno de nosotros. La IA ha facilitado pasar de un modelo de funcionamiento tradicional, a base de patrones de conducta generales, a modelos de conductas microsegmentadas, que dan lugar al diseño de una oferta de productos y servicios de cara al cliente, más idóneos a su perfil, e incluso adecuados a nivel de calidad/precio. Es lo que se denomina “un traje a medida hecho de solvencia informativa”.

Por ejemplo, a través del conocimiento de unos pocos datos distintos, y en función de la huella digital de cada uno de nosotros, pueden obtenerse hasta 900 variables orientativas de la personalidad y conducta de cada uno de nosotros. Este análisis, junto al historial financiero de cada persona, confiere una mayor visibilidad de la solvencia de cada persona lo cual redundará en favor del cliente ya que la entidad podrá personalizar con mayor certeza los productos financieros a ofertar con un precio más ajustado para cada uno de nosotros. En este mismo sentido, la predictibilidad es aliada de la seguridad financiera, pues otra de las virtudes de la IA aplicada a la banca, es la predicción de posibles fraudes. Esto permite asegurar el marco de actuación de las entidades con menos riesgos operacional, reputación la y con una mayor solvencia. Con todo, la IA bancaria y el behaviour data scoring, se configuran como herramientas esenciales, para minorar el riesgo operacional inherente al desarrollo de la actividad bancaria.

En suma, una sociedad cuyo sistema financiero aplique los avances tecnológicos actualmente disponibles y herramientas de la Inteligencia Artificial, optimizará mejor sus recursos y posibilidades, al tiempo que permitirá reforzar la sostenibilidad del modelo de negocio, y por tanto la fortaleza de sus recursos propios y los de sus clientes.

Se necesita un mensaje!