DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Extender DevOps y automatizar pruebas en el entorno mainframe, un reto ineludible de la banca

Tribunas | Entorno

17_vero.jpg

Por Veronique Dufour-Thery, Vicepresidenta Sur de Europa, Oriente Medio y Norte de África de Compuware Corporation

Entre los sectores económicos en los que el mainframe juega un papel estratégico se encuentra la banca. En el entorno bancario, enfrentado de manera feroz al reto de la digitalización, al uso de nuevas plataformas, al cumplimiento de normativas regulatorias de su actividad o a la exigencia de sus clientes, que buscan servicios ágiles, el mainframe juega un papel clave de cara al futuro.

De hecho, es el elemento a tener en cuenta cuando se trata de mejorar las ratios de rentabilidad, conseguir hacer la digestión de los cambios normativos y avanzar en la transformación necesaria para satisfacer los altos niveles de exigencia de unos clientes que ya no aceptan servicios que no sean atractivos, ágiles y eficientes.

La modernización no tiene marcha atrás y todavía queda camino por delante. En el caso concreto de España, y de acuerdo con datos de Eurostat, el índice de penetración de la banca digital debería duplicarse para alcanzar el nivel de los bancos nórdicos. En definitiva, estamos ante un camino sin retorno en el que ningún actor puede permitirse echar el freno, especialmente cuando en el escenario de la competencia han aparecido y seguirán apareciendo nuevos actores con una clara componente tecnológica.

En este entorno, las señales de que el mainframe no solo es el presente, sino también el futuro, son claras. El reciente lanzamiento de los nuevos z15 por parte de IBM es una de esas claras señales y también lo son los resultados de la encuesta más reciente de BMC sobre este entorno.

De hecho, el 93% por de los participantes en esta encuesta cree que en el mainframe se combinarán cargas de trabajo a largo plazo y nuevas cargas de trabajo, lo que significa uno de los niveles de confianza en este entorno más elevado de los últimos seis años. Este resultado significa, así mismo, que la velocidad y la agilidad en la entrega del software para el mainframe es un imperativo urgente para el negocio.

Además, hemos de tener en cuenta que en el camino de construcción de una experiencia digital capaz de conseguir un grado de satisfacción de los clientes que garantice su fidelidad, la transformación de los procesos internos es un imperativo y el desarrollo de software es crítico para esa transformación.

En ese entorno, a ningún CIO le cabe ya la mejor duda de que la adopción de las metodologías DevOps y Agile son palancas fundamentales de esta evolución y tampoco es posible cuestionarse si el mainframe debe formar parte de este movimiento. No obstante, los CIOs, y especialmente los CEOs que todavía puedan albergan recelos quizás los disipen a la vista de los resultados del estudio de Impacto Económico Total (TEI) realizado por la consultora global independiente Forrester Consulting en un gran banco tras el uso Topaz for Total Test.

La solución Topaz for Total Test está diseñada para automatizar la creación y la ejecución de pruebas unitarias, funcionales y de integración en el mainframe. Aunque ya contempla la adopción de las capacidades de automatización de pruebas funcionales y de integración, el banco objeto del análisis realizado por Forrester utiliza Total Total Test para automatizar las pruebas unitarias, es decir, las pruebas que permiten evaluar la calidad del código en incrementos pequeños y poder así corregir errores al principio del ciclo del desarrollo, lo que se traduce en un ahorro de costes, pero también en un ahorro de tiempo.

RoI y ahorros

Entre los resultados del análisis de Forrester, hay uno que llama poderosamente la atención y es que la entidad ha conseguido recuperar su inversión inicial completa en menos de tres meses. También son llamativos y contundentes los datos relativos al ROI. La consultora cifra el retorno de la inversión (ROI) del uso de Topaz for Total Test en, nada más y nada menos que un 467%, con un ahorro total de 21,5 millones de dólares.

Los beneficios de negocio cuantificables que han contribuido al ROI citado se enmarcan en varias categorías. En primer lugar y este punto es fundamental para la alineación de tecnología y negocio, los denominados puntos de esfuerzo, es decir, las necesidades de negocio asignadas al equipo de desarrollo se han elevado de un promedio de 300 a más de 1.000 por lanzamiento que, junto con la eliminación de las pruebas manuales, ha generado unos ahorros para el banco de 17,8 millones de dólares.

Por otro lado, e insistimos en la importancia de identificar los errores en las fases más tempranas, el uso de Topaz for Total Test ha permitido a la entidad reducir en un 83% la fuga de errores en producción, con un ahorro asociado de 169.647 dólares. También se ha reducido, en este caso un 80%, el tiempo para el establecimiento de pruebas unitarias, con un ahorro de 1,3 millones de dólares. Y, por último y, por supuesto clave, se ha acelerado de forma notable el time-to-market. De hecho, la herramienta ha sido fundamental para puesta en marcha de dos proyectos estratégicos para la entidad en materia de prevención de fraude y de autenticación en operaciones de comercio electrónico, con un ahorro combinado de 2,2 millones de dólares.

Más eficiencia

A la vertiente cuantitativa de estos beneficios hay que sumar, además, otra vertiente fundamentalmente cualitativa que incluye, por un lado, la mayor eficiencia operativa de la organización en sus múltiples esferas, y por otro, el incremento de la satisfacción de los clientes existentes y la atracción de nuevos clientes, fundamentales para cuadrar la ecuación de la rentabilidad del negocio.

Sin ser fácilmente apreciable por quedar escondido en ese, para muchos oscuro back-end, pero del que finalmente depende multitud de procesos, existe una razón común para todas estas mejoras: la modernización de las formas de trabajo en el entorno mainframe y el realineamiento de los profesionales hacia el desarrollo de productos nuevos e innovadores, atractivos y atrayentes, y efectivos y eficientes.

No solo se trata de tecnología, sino también de personas. Y quiero insistir en este aspecto al que hay que prestar su merecida atención. La disponibilidad de herramientas de última generación, como Topaz for Total Test, es también un incentivo de peso para los desarrolladores, que ven multiplicadas y potenciadas sus capacidades y su talento. La razón es bien sencilla, una vez eliminada la carga de las pruebas manuales, los desarrolladores disponen de más tiempo para emplearlo en la codificación creativa y en la producción de innovación, en lugar de dedicarlo a tareas más ordinarias.

De hecho y este es un aspecto que también destaca Forrester Consulting, el banco objeto de su análisis ha contratado, solo en este año, a más de 150 desarrolladores junior y ha logrado, además, reducir el tiempo para conseguir su productividad total de nueve a cuatro o cinco meses.

En definitiva, ¿por qué quedarse parado si es posible avanzar?

Se necesita un mensaje!